Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Romper las Cadenas
Blog de romperlc2009
En imagen

¡MUJERES COMO ESCLAVAS, NUNCA MAS!

¡MUJERES COMO ESCLAVAS, NUNCA MAS!
Sobre mí
FOTO

Romperlc



» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» ABLACION (1)
» ABORTO (1)
» ARTICULOS PARA DESCARGAR (1)
» CARTELERA (1)
» CONTADOR DE VISITAS (0)
» DENUNCIAS SOBRE LA OPRESION CONTRA LA MUJER (1)
» EXPOSICIÓN (0)
» General (11)
» IMAGENES (1)
» MUJER REBELDE (1)
» MUSICA (1)
» POESIA (1)
» PRIMERO DE MAYO (1)
» PROSTITUCION (1)
» TELA (1)
» VIOLENCIA (1)
Secciones
» Inicio
Nube de tags  [?]
Enlaces
» Organización 8 de marzo-Irán
Más leídos
» VOLANTE: 1° de Mayo: El día más importante de la clase obrera y todos los oprimidos del mundo.
» ABLACION
» ARTICULOS EN PDF PARA DESCARGAR
» DENUNCIAS SOBRE LA OPRESION CONTRA LA MUJER
» EL PAPEL DE LA MUJER EN LA LUCHA DE CLASES
» La posición del comunismo sobre la liberación de la mujer y su relación con la emancipación de toda la humanidad.
» MUJER REBELDE
» MUJERES EXTRAORDINARIAS
» POEMAS
» VOLANTE: Por un 8 de marzo internacionalista Mujeres revolucionarias clamamos: La revolución es la salida para la humanidad
Se comenta...
» POEMAS
1 Comentario: mundo
» VOLANTE: 1° de Mayo: El día más importante de la clase obrera y todos los oprimidos del mundo.
2 Comentarios: Maycol Gavi, Maycol Gavi
» EL PAPEL DE LA MUJER EN LA LUCHA DE CLASES
1 Comentario: DGSDFGDF
» MUJERES EXTRAORDINARIAS
4 Comentarios: DGSDFGDF, Josu Gascon, Palminha, [...]
» DENUNCIAS SOBRE LA OPRESION CONTRA LA MUJER
4 Comentarios: DGSDFGDF, DGSDFGDF, DGSDFGDF, [...]
Marcadores flenk
Al margen
DENUNCIAS
ESCRIBENOS TUS DENUNCIAS SOBRE LA OPRESIÓN CONTRA LA MUJER O TUS COMENTARIOS AL CORREO

romperlc2009@gmail.com
Contador Gratis
Contador Gratispoliticas
contador gratispoliticas
contador gratis
MusicPlaylistView Profile
Create a MySpace Music Playlist at MixPod.comLocations of visitors to this page
20 de Mayo, 2009 · General

VOLANTE: Por un 8 de marzo internacionalista Mujeres revolucionarias clamamos: La revolución es la salida para la humanidad

"La liberación de los pobres y explotados del mundo está completamente ligada a la liberación de la mujer de toda dominación y opresión machista, y viceversa; no puede haber el uno sin el otro".
Bob Avakian, "Por qué sólo la revolución proletaria puede liberar a la mujer"

Durante milenios las mujeres, la mitad de la humanidad, se encuentran atadas, por un lado, a las cadenas del Estado y la religión, y del otro, a los trabajos domésticos. Pero esta situación de opresión de la mujer no fue dictada por ningún dios, sino que surgió con el desarrollo de la sociedad de clases, y que permitió la acumulación y distribución por parte de unos pocos individuos de las riquezas y medios de producción (la tierra, las herramientas), la explotación de los pobres por los ricos y la aparición del Estado. Desde ese entonces el papel de la mujer en la sociedad se transformó en una relación opresiva y subordinada y se empezó a considerar “propiedad” a la mujer. Se empezó a crear todo un código moral —instituciones, ideas, costumbres y tabúes— para obligar a la mujer a someterse al hombre. Mantener a la mujer subordinada al hombre es clave para el funcionamiento ordenado de la estructura económica y social y de paso imponer las relaciones de propiedad de explotación legadas de generación en generación.

Los horrores que provoca este sistema
Se dice que vivimos en un mundo “desarrollado”, “moderno” y “civilizado” pero en los países donde prima el fundamentalismo islámico tratan el adulterio como un delito, castigando a la mujer con la pena de muerte por lapidación: la mujer es enterrada bajo tierra hasta la cintura o el cuello para luego ser apedreada, provocando con ello una muerte lenta y dolorosa –como lo exige la ley islámica.
Son este tipo de costumbres atrasadas, este tipo de relaciones —entre muchas otras— las que el imperialismo mantiene y refuerza, pues es una condición necesaria en su proceso de expansión y consolidación a nivel mundial.
Así, las tropas yanquis alardearon de ir a salvar a Afganistán de los retrógrados fundamentalistas, diciendo que: “¡Estamos aquí para rescatar a las mujeres! ¡Estamos en una ‘guerra contra el terror’, no para extender la violencia del imperio, sino para proteger al sexo débil!” Tras estas babosadas de los voceros del imperialismo yanqui, es claro que escondían en el fondo sus verdaderos intereses: dominar el mundo a costa de lo que sea, arrastrando por el piso a la mujer, a la que le prohíbe levantar la voz para denunciar las infamias de este sistema.
Esa es la “liberación” de la que alardea EU. Invadió a Afganistán para “liberarlo” y se abolió la ley que obligaba el uso de la burka, pero si las mujeres salen a la calle sin ella corren el peligro de ser golpeadas, maltratadas o violadas. En Irak ocupado por los yanquis, otorgó poderes a las milicias chiítas para patrullar por las calles de las principales ciudades, y éstos atacan a las mujeres que no se visten o se comportan a su agrado. Lo mismo ocurre en Irán, donde las mujeres desde hace más de 30 años vienen luchando contra la reaccionaria República Islámica, sociedad teocrática donde se le niega a las mujeres los derechos humanos básicos y los hombres les prohíben a sus esposas trabajar. Allí la mujer que no cubre su cabello se enfrenta a la cárcel y a un máximo de 80 latigazos. Cosas similares tienen que soportar las mujeres de Pakistán, Kurdistán e India
En el país de la “democracia y la libertad” —EU—, las mujeres no se encuentran a salvo: existiendo legalmente el derecho al aborto, se persiguen y queman las clínicas donde éstos se realizan y amenazan de muerte a médicos que están a favor de él; a la vez promueven el culto a la virginidad, y reprimen a los homosexuales. Allí en EU una de cada 3 mujeres aborígenes es violada; todos los días cuatro mujeres en EU son asesinadas por el esposo o el novio; todos los años unas 132.000 mujeres denuncian que han sido víctimas de violación o intento de violación. La propaganda estadounidense fomenta a través de comerciales, revistas y programas de televisión que la mujer es un objeto que vende cualquier artículo sólo con su cuerpo. Esta es la situación en el país de la democracia y la igualdad burguesas.
Y en el país de la “seguridad democrática” —Colombia— hay mucha tela de donde cortar: “La mitad de las mujeres violadas en Colombia, son menores de 15 años; el seis por ciento de las mujeres han sido violadas…”, “Los agresores sexuales son personas conocidas en un 76 por ciento de los casos, y entre ellos se encuentran amigos, parientes, ex maridos o ex novios, padrastro y padre”… "Para que los hombres adictos al fútbol, comprendan la situación, las mujeres violadas en el país equivalen a formar una fila para llenar el Estadio El Campín 13 veces".
Ahora, el atraso feudal en que viven las mujeres campesinas e indígenas es indescriptible, victimas del horror que han generado militares y paramilitares, monstruos y dementes que crea este sistema odiamujeres para cometer atrocidades como humillaciones sexuales, sometiéndolas a diversas torturas como la mutilación de órganos sexuales y el empalamiento de mujeres embarazadas, y a violaciones en grupo. Como le sucedió a una chica de 18 años que estando en embarazo le metieron un palo por la vagina para luego ser descuartizada. Estos monstruos —que ofenderíamos a los animales si los comparásemos con ellos— son financiados y respaldados por este sistema imperialista, capitalista y feudal.
A esto le podemos sumar el control que ejerce el hombre y la iglesia sobre la mujer, decidiendo la vida que ella debe llevar, relegándola a la cocina, al cuidado de los niños y de su marido, y a la reproducción muchas veces obligada . En la sociedad colombiana se han impuesto reglas y costumbres para controlar su sexualidad y reproducción y dictar cuándo, dónde y con quién puede o no tener un hijo. Así la sociedad patriarcal define el “puesto de la mujer”.
La esclavitud parece que no se hubiera acabado en Colombia o si no veamos este relato de obreras de la confección:
“Martina tiene cáncer de mama, le hicieron una mastectomía pero este siguió en el otro seno. Soporta enormes dolores pegada a la máquina de coser, sus compañeras le dicen que se haga incapacitar, es tanta la necesidad que tiene Martina que dice no poder tener el lujo de quejarse porque necesita la plata para mantener su hogar pues ella sola debe mantener a sus hijos. Ella no hace más que retorcerse y aguantar en silencio. Las mujeres de la fábrica lloran, y razones no faltan, la mayoría están ahogadas por las deudas de las cuales es casi imposible zafarse, pues el salario mínimo no alcanza para nada, cuando el patrón dice quién quiere venir el domingo, o quien quiere trasnochar ellas son las primeras en levantar la mano. Aunque no quieran, lo hacen. Lloran por sus hijos asesinados, por sus hijas embarazadas, por los engaños y golpizas de sus maridos.
La maquila parece una cárcel, es imposible salir de allí antes que se acabe la jornada, y si el patrón la alarga, hay que quedarse. Un día Ángela, estaba tan cansada a las 2 de la mañana, después de haber trabajado 8 horas, bajó a la portería y no la dejaron salir. Tomó fuerzas y saltó por la reja, pudo más el cansancio que el miedo a perder el trabajo. Al otro día Ángela era una desempleada más
.”*****
Mujeres de todos los rincones del mundo: ¿Estamos dispuestas a seguir soportando esta situación? ¿Estamos dispuestas a soportar la destrucción de nuestras hermanas en Palestina, en Afganistán, en Irak, en Irán, en Africa, en Colombia…? ¿Hasta cuándo este sistema seguirá humillándonos y destruyéndonos? ¿Cuándo levantaremos nuestro puño y entenderemos que nuestra lucha es una sola, que no es una lucha aislada, de cada país o de cada religión como lo hace ver este sistema, que es una lucha contra un enemigo común?
Bajo este sistema nosotras, al igual que los demás oprimidos ¡nunca! ¡nunca! gozaremos de igualdad en ninguna esfera de la sociedad.

Feminismo reformista o Feminismo revolucionario
Actualmente existen en el mundo muchos movimientos feministas que están por el derecho al aborto, por la sexualidad libre, que denuncian la violencia contra la mujer, el patriarcado y la iglesia, mujeres contra la guerra, movimientos por la equidad y los derechos de la mujer, en fin, todas estas mujeres hacen eco de su situación de oprimidas saliendo a la calle de manera pacífica, marchando en silencio, realizando plantones, agitando consignas, promoviendo y conmemorando fechas especiales para denunciar su condición; manifestando, mediante símbolos o con sus propios cuerpos, el papel que cumplen en la sociedad, y realizando encuentros femeninos para debatir sobre sus problemas. Pero estas luchas se han dado de forma muy limitada y no alcanzan a transformar la situación de la mujer, porque la mayoría de estos grupos se movilizan guardando la esperanza de concientizar a este sistema, de hacerlo reflexionar sobre lo que hace. Esto lo podemos ver cuando muchas de sus luchas las canalizan por el camino burocrático, concertando con las políticas de este sistema, participando en el parlamento, cifrando sus esperanzas en representantes femeninas ante el Estado, impulsando y votando por un “ buen” o “buena” representante ante el gobierno, e inclusive conformándose con algún derecho arrebatado a este sistema, como el derecho parcial al aborto. Estos movimientos feministas confían en la falsa democracia de este sistema —ayudando con esto a reforzar cada vez más el control sobre la mujer— ya que centran sus esfuerzos a exigir a las autoridades que haya justicia, reparación y garantías para las mujeres y que el Estado supramachista y odiamujeres castigue los crímenes contra la mujer. Esto es como poner al ratón a cuidar del queso. Y muestra, por un lado, el atraso político de estos movimientos femeninos que no comprenden que mientras existan diferencias de clase en la sociedad, mientras una clase siga oprimiendo a otra, mientras unos pocos individuos con mucho poder cabalguen sobre las espaldas de la gran mayoría de las masas, no habrá democracia alguna a favor de la mujer, ni del pueblo, y por otro lado, el carácter reformista del movimiento femenino — que piensan que modificando y mejorando las leyes, la situación de la mujer podría ser mejor, guardando la esperanza en una “cara buena” del sistema.
Aparentemente hay un fuerte movimiento femenino, pero en esencia no existe un movimiento femenino radicalmente antiimperialista, antifeudal, anticapitalista y anti patriarcal, que tenga como meta destruir las raíces de esta vieja estructura económica sobre la que descansan todas las ideas y relaciones atrasadas de la sociedad.
Debemos forjar un verdadero movimiento femenino popular independiente del Estado, compuesto por las mujeres del pueblo, que nada tiene que perder más que sus cadenas; un movimiento que deseche las ilusiones en el sistema y las ilusiones constitucionales, un movimiento que no concilie con las clases explotadoras y que no se conforme con las migajas que le arrebata a este sistema imperialista. Debemos ir contra la corriente y volcar toda nuestra furia contra este sistema podrido en donde ya nada hay que remediar; será por medio de la violencia revolucionaria como se construirán unas nuevas relaciones de producción que correspondan a las relaciones sociales comunistas. Esto lo lograremos sólo a través de una revolución proletaria que llevará a la humanidad a vivir en un mundo sin clases, que llevará a la mujer a su verdadera liberación.

¡Revolución única solución!
La historia nos ha comprobado la validez de la revolución proletarias: Mientras pudo controlar el poder el proletariado en la Unión Soviética de Lenin y en la China maoísta, "las mujeres sostenían la mitad del cielo" y junto con los hombres, en igualdad de condiciones en todas las esferas, construían una nueva sociedad socialista.
Los históricos avances de la liberación de la mujer en la sociedad socialista (en la Unión Soviética de 1917 a 1956 y en China de 1949 a 1976) fueron enormes y llegaron mucho más allá de lo que se ha logrado, o se puede lograr, en el capitalismo. Hoy ni Rusia ni China son países socialistas; la contrarrevolución derrotó al poder proletario en ambos países y restauró el capitalismo. Fortaleciendo nuevamente las relaciones de explotación de la sociedad burguesa, allí la opresión de la mujer se ha vuelto a imponer de lleno.
Algo similar ha ocurrido en aquellos países, donde luego de una heroica guerra popular, el proletariado logra conquistar el poder en algunas zonas: allí en las bases de apoyo el potencial revolucionario de las mujeres se desencadena y la opresión empieza a eliminarse pero cuando éstas se pierden la situación de opresión reaparece. Es lo que ha ocurrido en Perú y Nepal.
Si hace cerca de 100 años, en 1909, 20.000 obreras de Nueva York se atrevieron a levantarse en una histórica lucha contra su oprobiosa situación, este 8 de marzo de 2009 marchemos altivas y desafiantes, con los hombres oprimidos hacia un mundo sin imperialismo, sin feudalismo, sin esclavismo y sin reaccionarios y aprendamos del espíritu de las valerosas mujeres revolucionarias que a través de la historia han desafiado a sus acusadores, que valientes enfrentaron la muerte antes de rendirse a sus opresores; que dedicaron la vida a generar un nuevo mundo.


Palabras claves , ,
publicado por romperlc2009 a las 17:39 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad